martes, 13 de mayo de 2014

"Mamar" en las Tetas de Viana



En la Alcarria se dice que las Tetas de Viana muchos las ven pero pocos las maman. Es más, Camilo J. Cela, en plan fantasma, dijo que eran las únicas tetas que se le habían resistido en su vida. Quiso subirlas en globo y se estampó en el intento. Os aseguro que alcanzar la cima no es para tanto,  y no hace falta hacerlo en globo, por eso os propongo ir a “mamar” a las Tetas de Viana, subir a la punta del pecho de la Alcarria y desde allí contemplar uno de los espectáculos más hermosos y sensuales  de la provincia.


Andando, desde Trillo, tardamos  2 horas y 15 minutos en coronar la única “teta” accesible hasta la cumbre. Caminata tranquila, disfrutando del paisaje y haciendo fotos, eso sí, más de una hora ascendiendo. Bajar supone 1 hora y 15 minutos cuesta abajo, a ritmo de descenso, ligero. No es una ruta para hacer con cochecito, pero cualquiera puede subir. Quien prefiera las cuatro ruedas, puede acercarse hasta Viana de Mondéjar  y  tomar una pista transitable que se pone al pie de la roca, desde allí arranca la escalera que corona la cima. Ahora bien, merece la pena pasear por el quejigar que rodea a estas dos montañas.


Al llegar a Trillo cruzad el puente del río y continuad con el coche la cuesta arriba, sin dejar la calle Camino de Viana, que es continuación de la boca del puente. Subid hasta que se termine el asfalto. Antes, un indicador os señalará la pista de motocross, eso quiere decir que vais por buen camino. Nada más pasar las casetas de las pistas, dejad el coche. Veréis un cartel señalizando la ruta y una serie de indicadores que os acompañarán durante todo el camino. Es imposible perderse, está perfectamente señalizado. Llevad calzado apropiado, agua y un par de manzanas para recuperar fuerzas.


El comienzo de la caminata es prometedor. Bajo nuestros pies se ve el valle del Tajo, el balneario de Carlos III y el complejo turístico de El Colvillo. Tres reclamos únicos para una zona en la que el agua y el bosque mediterráneo se dan la mano entre roquedales y vallejos.






La segunda sorpresa será la Entrepeña. Nuestro camino atraviesa una enorme roca antes de emprender rumbo hacia el monte. A partir de aquí caminaremos entre quejigos, encinas, romero y algún que otro pino, bajo una espesa y agradable sombra que, ya en este tiempo, alivia el paseo. La primera hora es tranquila, cómoda, llana, salvo algún que otro ascenso de poca importancia. En la segunda, el desnivel se acentúa y hay que tomárselo con más calma. Pero que no se asuste nadie, la senda está bien marcada y trazada con sentido común.



Andamos por la Alcarria más genuina, por una vieja ruta que transitaron pastores y comerciantes apoyados en sus bestias, con las alforjas cargadas de miel, aceite, aguardiente o telas. De cuando en cuando se hace un claro en el monte, es un cruce de caminos donde no cabe la duda, hay que seguir hacia arriba, hasta que la sombra de las tetas no nos deje ver más allá. De pronto el monte se abre y aparecen a un lado y otro las crestas que le culminan. Ya hemos llegado.



Un indicador nos señala la escalera de la “redonda”, la única cumbre accesible. Se trata de una escalera metálica, protegida y segura que con apenas 25 peldaños nos acercan a la explanada, una pradera enmarcada por rocas que se precipitan hacia el suelo. Es el momento de disfrutar. De pasear alrededor de la cumbre y contemplar a lo lejos la inmensidad del paisaje. En cada punto cardinal un horizonte distinto. Las Sierras de Ayllón y Guadarrama, el Moncayo, el Alto Tajo, La Alcarria en su grandeza. Pocos balcones se asoman al mundo con tanta belleza como las Tetas de Viana. Junto a los otros dos vértices: Ocejón y Alto Rey, forman el triángulo geodésico de nuestra provincia. Aprovechad, disfrutad y cuando ya el hambre os arrecie emprended el camino de regreso.





En poco más de una hora estaréis de nuevo en Trillo y allí os aconsejo que paréis en la cascada que se forma en la desembocadura del río Cifuentes en el Tajo, nada más pasar el puente. Un lugar fresco, sonoro, con una terraza abierta y cubierta, a gusto del consumidor y de la estación del año. La cafetería restaurante se llama Víctor (Tfno. 949 815327/650644377. No tiene página web), está recién restaurada, con gusto. Un sitio amplio, cómodo, con buena brasa y un estupendo bacalao confitado con crema de piquillos. También hay raciones: oreja a la cazuela y sartén de huevos, entre otras; ensaladas, asado de encargo y un menú diario. Una buena oferta gastronómica con la mejor de las salsas: descansar y charlar junto a la cascada del río. Un día perfecto. ¡Salud!



1 comentario:

  1. No voy a dejarlo más... tengo que poner fecha ya para subirlas

    ResponderEliminar